Nuevo Audi S5 con motor V6 TDI

Por primera vez el Audi S5 cuenta con un motor V6 TDI, en concreto el 3.0 TDI que rinde 347cv y entrega un par máximo de 700 Nm. Esta motorización incorpora un sistema de hibridación leve.

El seis cilindros diésel permite al S5 Coupé acelerar de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos, y en 4,9 segundos en el caso del S5 Sportback. La velocidad máxima es de 250 km/h, limitada electrónicamente. Utiliza un compresor eléctrico (EPC) y la tecnología de Hibridación leve (MHEV), ambos integrados en el sistema eléctrico principal de 48 voltios. El alternador de 48 voltios es accionado por correa y tiene una capacidad máxima de recuperación de energía de hasta 8 kW. Un convertidor de corriente reduce el voltaje para utilizar esta energía en los componentes del sistema eléctrico secundario de 12 voltios. Bajo el piso del maletero se ubica una batería de iones de litio refrigerada por aire, con una capacidad de 0,5 kWh, que se utiliza como centro de almacenamiento.

El compresor eléctrico está instalado en la trayectoria del aire de admisión, detrás del intercooler y, por lo tanto, cerca del motor. Visualmente, su apariencia le asemeja a un turbocompresor convencional. Con una potencia de 7 kW, acelera la turbina del compresor hasta las 65.000 rpm en aproximadamente 300 milisegundos. Se activa cuando la demanda de potencia del conductor es alta, pero la energía disponible en el flujo de los gases de escape que impulsa la turbina del turbocompresor es baja. Cuando esto sucede, se cierra una válvula de derivación que dirige el aire de admisión al EPC, donde se comprime antes de pasar directamente hacia la cámara de combustión. Debido a que esta tecnología aumenta el par a bajas vueltas, permite mantener un bajo régimen de giro del motor y, por lo tanto, hace que no sea necesario recurrir con frecuencia al cambio de marchas

El sistema de Hibridación leve está integrado en el nuevo sistema eléctrico de 48 voltios, tiene el potencial de reducir el consumo de combustible hasta en 0,4 l/100 km. Un alternador (BAS) refrigerado por agua, hace las veces de motor de arranque, se conecta mediante una correa poli-V preparada para soportar altas cargas. El BAS genera una potencia de recuperación de hasta 8 kW y 60 Nm de par.

Cuando el conductor levanta el pie del acelerador a una velocidad de entre 55 y 160 km/h, el vehículo puede avanzar hasta 40 segundos con el motor apagado por completo. En esta situación, la batería de iones de litio sigue suministrando electricidad. El sistema de gestión del motor decide en cada situación si es más eficiente el modo de marcha por inercia con el motor apagado o conectado, o el modo de recuperación de energía. Para ello, utiliza la información recogida por los sensores de a bordo y del sistema de navegación. La energía recuperada por el BAS durante las fases de aceleración y frenada fluye a la unidad de almacenamiento de 48 voltios, o pasa directamente a alimentar a los distintos elementos que funcionan mediante energía eléctrica. Otro elemento que se incluye es el sistema start-stop que comienza a funcionar a una velocidad de 22 km/h.

El turbocompresor es accionado por los gases de escape genera una presión de soplado que puede llegar hasta 3,4 bar. Su turbina de geometría variable está optimizada para flujos de baja carga. La válvula de recirculación de gases de escape de baja presión (EGR) gestiona los gases una vez que han pasado por el filtro de partículas.
El 3.0 TDI transmite su potencia a un cambio tiptronic de ocho velocidades. Audi anuncia que ha optimizado las relaciones para este modelo, siendo las inferiores cortas, mientras que en las marchas superiores son largas para reducir el régimen de giro del motor y el consumo de combustible. Además se incorpora el sistema tracción total permanente quattro que distribuye la fuerza en una relación de 40:60 entre los ejes delantero y trasero. Si una rueda pierde tracción, el diferencial envía la mayor parte de la fuerza al eje con más adherencia, modificando el reparto, que puede llegar a alcanzar el 70 por ciento hacia el eje delantero y hasta el 85 por ciento en el eje trasero.

La suspensión de estas versiones ambos ejes presenta una configuración de cinco brazos, fabricados en gran parte en aluminio, y conectados a la carrocería mediante dos subchasis. La anchura de vía delantera es de 1.587 mm, y de 1.568 mm en el eje trasero. El Coupé tiene una distancia entre ejes de 2.765 mm; en el Sportback es de 2.825 mm.

Los Audi S5 Coupé y S5 Sportback equipan de serie llantas de 18 pulgadas con neumáticos 245/40. Las llantas de 19 pulgadas con neumáticos 255/35 forman parte del equipamiento opcional. El catálogo de Audi sport ofrece las llantas más grandes para los dos modelos S5 TDI: 20 pulgadas de diámetro, con neumáticos 265/30. Pasando al frenado, en el eje delantero se utilizan discos ventilados de 375 mm de diámetro, con pinzas fijas de seis pistones pintadas en color negro (opcionalmente en rojo) decoradas con el logotipo S.

Los modelos Audi S5 con motor TDI estarán disponibles en el mercado europeo a partir de mayo de 2019. El precio de partida en Alemania para el S5 Coupé TDI y el S5 Sportback TDI es de 65.300 euros, incluyendo de serie elementos que son opcionales en el Audi A5, cuyo valor conjunto es de alrededor de 7.000 euros. Entre estos se encuentran los faros LED con intermitentes dinámicos, suspensión deportiva S con un ajuste más firme, llantas de 18 pulgadas, asientos delanteros deportivos calefactados con ajuste eléctrico, tapizados en Alcántara y con logotipo S en relieve, y paragolpes deportivos.

Diego M.

Carspotter y amante de los clásicos.

A %d blogueros les gusta esto: