Las siglas GTI: un icono histórico

Las siglas GTI serán posiblementes las más conocidas en el mundo del automóvil y a todos se nos viene algún coche a la cabeza, pero, ¿cuál es el origen de ellas?

El significado de las siglas GTI es Gran Turismo Inyección, y sin duda han pasado más de 40 años desde que Volkswagen las utilizó para referirse a uno de los Hot Hatches más icónicos a nivel mundial.

 

Si echamos la vista atrás, a 1976 exactamente, vemos claramente una figura que revolucionó completamente el mercado: hablamos del Volkswagen Golf GTI.

La primera generación del Volkswagen Golf introdujo un segmento hasta entonces desconocido, el de los compactos. Además, cuando la gran mayoría de fabricantes automovilísticos basaban la disposición del motor en la parte trasera del coche, en esta ocasión se desplazó hasta la parte frontal. Cierto es que no fue el primer coche con esta configuración, ni en la propia Volkswagen, pero es ciertamente el que ha marcado un inicio.

Gracias a un perfecto diseño de Georgio Giugiario en el primer modelo del Golf, y sumado a un buen rendimiento del motor de 1588 centímetros cúbicos que proporcionaban 110 caballos, fue todo un éxito. Sin duda es el Golf más auténtico y querido de todos: un icono. Al final de su vida comercial se lanzó una versión Pirelli

Tras más de 8 años en el mercado, Volkswagen presentó la segunda generación del Golf, también con su variante GTI que esta vez consistía en un motor de 1781 centímetros cúbicos y rendía 2 caballos más, aunque no fue la única edición del GTI que se vendía.

En 1986 llegó una versión de 16 válvulas que proporcionaba 139CV, aunque no podemos olvidarnos de la más importante de todas, la G60 Limited. Esta edición limitada, como bien su nombre indica, se trataba únicamente de 71 coches fabricados a mano por Volkswagen Motorsport, que en 1989 y con el mismo motor del Golf GTI, rendía unos increíbles 210CV y una tracción total denominada Syncro. Más adelante, se ofreció una versión GTI G60 con un motor similar, aunque con 160CV y tracción delantera, pero también estaba disponible con tracción total en el Rallye Golf.

 

 

La tercera generación de Volkswagen Golf apareció en 1991 e incorporó grandes novedades en materia de seguridad, como el airbag. El motor que se vendía hasta 1993 de 4 cilindros, proporcionaba 115CV (85kW) gracias a 1984 centímetros cúbicos, comercializándose también una versión de 16 válvulas que elevaba la potencia hasta los 150CV (110kW).

Además esta generación fue la primera en contar con motores de seis cilindros, desde 1993, los famosos VR6, en 2.8l y 2.9l, que elevaban su potencia hasta los 174CV y 190CV respectivamente, además de contar con tracción a las cuatro ruedas mejorada, Syncro II (solo para este último de 190CV (140kW)).

Aunque no es una versión GTI como tal, Volkswagen quiso dotar de más deportividad a su recién estrenado 1.9 TDI. Esta versión se denominaba GT TDI y rendía 110CV (81kW) aunque tenía bastante más par motor que las versiones GTI (en 4 cilindros, claro).

Hay dos prototipos especiales en esta generación, pero si nos ceñimos a las siglas de esta noticia, únicamente nos interesa uno.

Se trata del “A59”, un proyecto de Volkswagen para competir en el Mundial de Rallies en la categoría A. Disponía del mismo motor que el GTI pero con turbo, y rendía nada menos que 275CV. Volkswagen prometía una aceleración 0-100 en menos de 4 segundos.

 

Justo tres años antes del cambio de milenio, la cuarta generación del Volkswagen Golf fue presentada, y como no podía ser menos, su versión GTI. Pero quizás no sea la más interesante de todas las generaciones. Muchos fans de la marca recibieron al coche con pegas debido a que quizás no tenía una imagen tan clásica y atractiva como la tenían las anteriores versiones del Golf GTI. No obstante, hay muchísimas versiones GTI en esta generación y eso lo hace especial.

Por primera vez se usaron las siglas GTI con motores diésel, que usando el motor 1.9 TDI se podía elegir en su variante de 150CV. En la parte de gasolina, la gama en nuestro país empezaba con un 1.8 atmosférico de 125CV, aunque en otras partes del mundo se ofrecía una mecánica de 2 litros atmosféricos que rendían 115CV (incluso en Canarias). La más conocida y deseada fue la misma que la de entrada, pero con motor turbo (1.8T) que rendía 150CV y que en la versión especial del 25 aniversario llegó con 180CV.

No hay que olvidar cómo le gustaba a Volkswagen arriesgarse con las mecánicas, y el GTI también montó un curioso motor de 5 cilindros en V. Con 150 y 170CV, depende del año, podía hasta equipar tracción total.

La primera versión R32 del Volkswagen Golf apareció con esta caja, en 2002, que rendía nada menos que 241CV gracias a su motor VR6. Por primera vez, Volkswagen introdujo también en esta versión una caja automática DSG de doble embrague y 6 velocidades, bañada en aceite. No sería hasta la siguiente generación cuando esta caja estaría accesible para las versiones normales del Golf.

 

 

La quinta generación del Golf llegó en 2004. La versión GTI por fin incorporó un motor de gasolina de inyección directa. Gracias a los 2 litros de cilindrada y el turbo, Volkswagen consiguió llegar a los 200CV. En noviembre de 2006, con el 30 aniversario del primer GTI, llegó la versión especial, con 230CV, tenía los bajos de la carrocería pintados,el pomo de cambio de pelota de golf y unas llantas exclusivas. El cambio automático DSG ya era un estándar en esta versión y se podía equipar en versiones GTI y normales del Golf.

También hubo una versión especial “Pirelli” que incluía unas llantas especiales, costuras en amarillo, logos de pirelli en el volante, además de colores exclusivos para esta versión. No podía faltar la versión R32 que se potenció hasta los 250CV, con tracción a las cuatro ruedas y posibilidad de cambio automático DSG de 6 velocidades.

Volkswagen en 2007 nos contó una sorpresa: un Golf con 650CV. Se trataba de un concept con un motor W12 biturbo y tracción trasera, una locura para un compacto. Aceleraba de 0 a 100 kilómetros por hora en 3.7 segundos, era más rápido que un Ferrari F430. Aunque fue eso, un prototipo que jamás vimos en la realidad.

 

Parece que fue ayer pero la sexta generación del Golf GTI se presentó como prototipo en Pekín en 2008, aunque salió a la venta en los primeros meses del 2009. Comparte muchas características con su predecesor, como el chasis y el motor, aunque ahora rinde 211CV y 350Nm de par (desde 280Nm de la generación anterior). Por supuesto se podía elegir entre un cambio manual o DSG, ambos de 6 velocidades.

La versión aniversario (35 años) era más potente, (235CV, un juego de números) e incluía los espejos en negro y unas llantas específicas, así como otros detalles.

La más curiosa y diferente quizás fuese la versión Adidas, que incorporaba este mismo motor de 235CV pero con unas llantas negras, franjas adidas por el coche en color gris claro, además de unos asientos con diseño de la marca de ropa deportiva.

Volkswagen con esta generación del Golf puso punto y final al Golf R32 y dejó de usar el motor 3.2 para pasar a una versión R, que se convierte en la más deportiva de la gama. El motor pasa de tener 6 cilindros a tener 4 únicamente, aunque se recurría a la sobrealimentación y la potencia se siguió elevando con respecto a la versión anterior, 270CV exactamente, aunque únicamente ligado este motor a un cambio DSG de 6 velocidades y tracción 4motion.

Y llegamos hasta nuestros días, con la séptima generación, aunque primero nos centraremos en el modelo anterior al lavado de cara.

En 2013 la descubrimos y además en dos potencias diferentes, sin tener que esperar a ninguna versión especial, como ya pasó en anteriores generaciones del Golf.

Esta generación estrena la plataforma MQB en el modelo, la nueva plataforma modular del grupo Volkswagen. En el GTI el motor 2.0 TSI proporciona 220CV y su extra de potencia, Performance, 230CV.

Hay que hacer mención especial a las versiones más atrevidas de la gama: Clubsport.

En dos variantes, Clubsport y Clubsport S. La primera nació para conmemorar el 40 aniversario del Golf GTI, como ya es costumbre en la marca. Y no podía ser menos que una edición más potente que las demás: con 265CV. Incorporaba volante de alcántara, unos asientos más deportivos y vistosos, unas colas de escape más anchas, entre otras.

Pero la versión importante y deportiva es la Clubsport S, que nació en Nürburgring para ser el compacto de tracción delantera más rápido del mundo. Recorría el circuito alemán en solo 7 minutos y 49.21 segundos. El GTI Clubsport S nos sorprende con 310CV. Solo se ofrece en modelo de tres puertas e incluye taloneras especiales y muchas otras diferencias estéticas, pero lo importante es que es primer golf biplaza de producción, aunque solamente existen 400 unidades.

Por supuesto la versión R se incluía en la gama, rindiendo 300CV, con cuatro tubos de escape, interior especial, y algunos cambios estéticos exteriores importantes.

Mientras todos esperábamos la siguiente generación de Volkswagen Golf, el fabricante alemán nos enseñó un lavado de cara en 2016, en el que el motor del GTI elevó su potencia hasta los 230CV y 245CV su versión performance. Las principales diferencias en este lavado de cara aparte de estéticas son en el equipamiento: el Golf GTI ahora incluye faros de LED completos y una bonita pantalla en lugar del cuadro de mandos: el cockpit digital. La versión R también es más potente, aunque 10CV más también. Además, por primera vez, se incluye una caja de 7 velocidades DSG en lugar de la antigua de 6 velocidades en las versiones GTI performance y R.

Sin duda el Golf GTI ha sido un icono desde su llegada al mercado en 1976, pero estas letras no han sido únicamente usadas en el Golf. Volkswagen también las ha usado en otros modelos de la marca, que hablaremos en la próxima entrega.

 

Las siglas GTI: un icono histórico
5 (100%) 2 votes
Actualizado el 5 de junio de 2018

Nacho Salvador

Estudiante de ingeniería informática y amante de los coches. Escritor, programador y músico en mis ratos libres.

A %d blogueros les gusta esto: