Mercedes Clase G 2018, renovado sin perder la esencia

El icónico todoterreno de Mercedes, el Clase G, recibe una puesta al día, con el objetivo de mejorar su capacidad tanto dentro como fuera del asfalto, en seguridad y en equipamiento, a la venta este mes de junio desde 107.040,50 euros (precio en Alemania, I.V.A. incluido), os contamos que novedades trae.

Exterior

La Clase G es el todoterreno de lujo de Mercedes-Benz, su aspecto exterior no ha experimentado modificaciones esenciales desde el año 1979. Algunos elementos emblemáticos de su diseño asumen hoy en día la misma función que en la primera edición. Por ejemplo, incorpora el llamativo asidero de la puerta, se mantienen también los listones protectores exteriores, la posición de la rueda de repuesto en la puerta posterior y los intermitentes. La nueva Clase G es 53 milímetros más larga y 64 milímetros más ancha. 

Interior

A diferencia del diseño exterior, que permanece fiel a los rasgos clásicos del modelo original, el habitáculo tiene una concepción completamente nueva. Así los difusores de ventilación laterales, reproducen la forma de los faros redondos, la forma de los altavoces retoma los rasgos de los característicos intermitentes. Entre los elementos típicos de la Clase G se cuentan el asidero amplio por delante de la plaza del acompañante y los interruptores cromados para los tres bloqueos de diferencial. 

El salpicadero incluye de serie relojes analógicos con el que se pretende dar un toque vintage. Al igual que sucede en la nueva Clase E y la nueva Clase S, es posible elegir como cuadro de instrumentos opcional un visualizador de formato grande con instrumentos virtuales en el campo visual directo del conductor, así como un visualizador central por encima de la consola central. Ambos visualizadores de 12,3 pulgadas están dispuestos detrás de una cubierta de cristal y generan de ese modo un puesto de conducción tipo widescreen. El conductor puede determinar el estilo básico de los indicadores eligiendo entre las tres opciones «Clásico», «Deportivo» y «Progresivo». 

El espacio interior es mayor respecto a la anterior versión y los respaldos traseros pueden abatirse conjuntamente o en dos secciones separadas. Los asientos de la Clase G cuentan con la función de memoria para el asiento del conductor, la calefacción de asiento delante y detrás y los reposacabezas de confort delante. 

Fuera del asfalto y dinamismo

El Clase G sigue siendo un todoterreno clásico en esta concepción y por ello conserva el bastidor de travesaños de serie, tres bloqueos de diferencial con una acción de bloqueo del 100% y a la desmultiplicación para todo terreno “LOW RANGE”. 

El nuevo tren de rodaje se ha realizado en unión con la división AMG. El resultado es una suspensión independiente con eje delantero de trapecio articulado en combinación con un eje trasero rígido. En el eje delantero se ha incorporado un trapecio articulado que se sujeta directamente al bastidor de travesaños, sin necesidad de portaeje. Dispone de una altura libre sobre el suelo de 270 milímetros.

Sus características más notables off-road son: 

  • capacidad ascensional de hasta un 100%, siempre que el piso tenga suficiente adherencia
  • altura libre sobre el suelo entre los ejes 6 milímetros mayor
    (ahora 24,1 cm)
  • profundidad de vadeo máxima de 70 cm en cauces de agua y de barro (es decir, 10 centímetros adicionales)
  • estable con una inclinación lateral de hasta 35° (aumento en 7°)
  • ángulo de salida: 30°, ángulo de ataque: 31° (1° más)
  • ángulo de rampa: 26° (1° más)

A diferencia del antecesor, monta un nuevo eje trasero rígido con cuatro brazos longitudinales a cada lado y una barra Panhard. Esta construcción busca más el confort al circular por carretera a velocidad de crucero. 

El pliego de condiciones para el desarrollo de la Clase G expuesto a sus ingenieros  exigía solidez y capacidad todoterreno, además más dinamismo y mayor confort en las vías asfaltadas. Los ingenieros de desarrollo han utilizado un prototipo digital para simular la vida útil de componentes individuales y sistemas completos para identificar los lugares en donde es posible utilizar materiales más ligeros. La Clase G ha sufrido un adelgazamiento respecto a la versión anterior, pesando 170 kilogramos menos. Se ha conseguido utilizado materiales de aluminio y acero de alta resistencia producidos en la planta austriaca de Magna Steyr. La rígida carrocería consta ahora de diferentes tipos de acero, mientras que los guardabarros, el capó y las puertas se fabrican en aluminio. 

Con el fin de poder conservar las bisagras y las manillas típicas de las puertas de la Clase G, los responsables de desarrollo han adaptado estos componentes a la nueva estructura de aluminio. Los montantes A y B se fabrican en acero de alta resistencia. La rigidez a la torsión del bastidor, la carrocería y los soportes de la carrocería ha aumentado incluso en un 55%, de 6.537 a 10.162 Nm/grado. 

La Clase G equipa ahora de serie una dirección de cremallera con asistencia electromecánica. Esto permite implementar sistemas de asistencia a la conducción como la ayuda para aparcar. Al mismo tiempo, la dirección electromecánica precisa menos energía que un sistema con asistencia hidráulica

Modos Dynamic Select

En el Clase G se pueden elegir entre varios programas de conducción DYNAMIC SELECT. Este sistema permite ajustar las características del vehículo, modificando el reglaje del motor, el cambio, el tren de rodaje, la dirección y los sistemas de asistencia a la conducción de acuerdo con las preferencias del conductor. Los programas de conducción que incluye son «Comfort», «Sport», «Eco» e «Individual. En el modo «Eco», por ejemplo, es indicado para un estilo de conducción de bajo consumo. En el modo «Sport», por el contrario, se modifica la relación del cambio automático, la reacción del motor al acelerador, los parámetros de la dirección con servoasistencia eléctrica y los parámetros de la mariposa de escape. Seleccionando el programa «Individual», el conductor puede combinar personalmente sus ajustes preferidos. También estos modos interaccionan con las propiedades de amortiguación del vehículo en el modo «Sport» y en el modo «Comfort». 

Motorizaciones y transmisión 

En el nuevo G500 está equipado con el motor de gasolina V8 de 4,0 litros de cilindrada. El nuevo grupo biturbo desarrolla 422 CV y ofrece un par máximo de 610 Nm entre las 2.000 y las 4.750 rpm. 

Para transmitir la fuerza del motor a las ruedas se ha elegido el cambio automático con convertidor de par 9G-TRONIC, y se ha adaptado específicamente a las particularidades todoterreno.

Mercedes Clase G 2018, renovado sin perder la esencia
Valora este artículo

Diego M.

Carspotter y amante de los clásicos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: