Nuevo Audi Q8, la deportividad hecha SUV

El nuevo Audi Q8 pretende combinar el diseño de un coupé cuatro puertas encapsulado en un SUV de gran tamaño. El nuevo modelo de Audi llegará al mercado europeo en el tercer cuatrimestre de 2018, y se sitúa en la gama Audi como la opción más deportiva de su hermano el Q7.

El Q8 tiene unas dimensiones exteriores de 4.986 mm de longitud, 1.995 mm de ancho y 1.705 mm de alto. La línea de techo busca ese diseño coupé con la caída hacia atrás, las líneas maestras del diseño presentan cercanía al diseño del Audi Q7. La distancia de ejes de casi 3 metros ayuda a que el habitáculo sea amplio para los cuatro pasajeros, siendo posible montar una fila de tres pasajeros en la parte trasera.

Característico de Audi, el diseño exterior frontal está presidido por la parrilla Singleframe de diseño octogonal que, junto a las grandes entradas de aire que buscan resaltar el aspecto agresivo y deportivo del frontal. El spoiler, las molduras de los pasos de rueda y de las puertas o el difusor están acabados en un color de contraste, buscando una cercanía al mundo SUV.

Los faros LED son de serie, y la tecnología HD Matrix LED se ofrece como opción. La firma tridimensional de las luces diurnas como los grupos ópticos traseros, conectados por una tira de luz, presentan un carácter digital. A modo de homenaje con el Audi quattro original, esta tira de luz queda subrayada por una superficie negra. Los usuarios del Audi Q8 pueden utilizar la aplicación myAudi en sus smartphones para activar distintas funciones de iluminación y experimentarlas desde el exterior.

Como no podía faltar en un Audi está presente uno de sus emblemas, quattro. El diferencial central mecánico transfiere la fuerza entre los ejes delantero y trasero en una proporción 40:60. Cuando es necesario, envía la mayor parte de la potencia al eje que disponga de mejor tracción. Esto junto con una distancia libre al suelo de 254 mm, los cortos voladizos y el control de descenso de pendientes permiten al Audi Q8 hacer alguna escapada fuera del asfalto. La suspensión con regulación de dureza (damper control) es de serie. Audi ofrece opcionalmente la suspensión neumática adaptativa con ajuste de confort o deportivo, que puede variar la altura de la carrocería dependiendo de la situación de conducción y de las preferencias del conductor hasta en 90 mm.

Además de la dirección progresiva de serie, que se vuelve más directa cuanto más se gira el volante, Audi ofrece como opción el eje trasero direccional, que a baja velocidad permite un ángulo de giro en las ruedas traseras de hasta 5 grados en dirección contraria a las delanteras para mejorar la agilidad. A velocidades elevadas, las ruedas del eje posterior giran en el mismo sentido que las delanteras, para aumentar la estabilidad.

Todos los motores incorporan la tecnología Mild-Hybrid (MHEV). El sistema eléctrico principal de 48 voltios incorpora una batería de iones de litio y un alternador BAS. Durante la frenada, puede recuperar hasta 12 kW de energía que se almacena en la batería. La tecnología MHEV permite largas fases de circulación en modo de marcha por inercia con el motor desactivado, y permite que el sistema start-stop entre en funcionamiento a 22 km/h.
En interior nos encontramos con el concepto MMI touch response, que en el Audi Q8 permite acceder a casi todas las funciones a través de dos grandes pantallas. La superior, 10,1 pulgadas, controla los sistemas de infotainment y de navegación. La pantalla inferior de 8,6 pulgadas, permite al conductor manejar las funciones de climatización, confort y de entrada de texto.

Además tenemos disponible el ya conocido Audi virtual cockpit de serie, cuya pantalla de 12,3 pulgadas de alta resolución puede mostrar dos tipos de vista a través del volante multifunción. El Audi virtual cockpit plus incluye una tercera vista con una apariencia deportiva. El head-up display opcional proyecta información relevante en el parabrisas, entre la que se incluye un guiado detallado para la navegación.

De serie, el Audi Q8 va equipado con el sistema MMI Navegación plus, que utiliza el estándar LTE Advanced para la transmisión de datos y punto Wi-Fi. El sistema de navegación ofrece una serie de sugerencias de destino al reconocer las preferencias del conductor, basándose en trayectos anteriores ya realizados. Los servicios online de Audi connect añaden funciones predictivas al proceso de la navegación. La llave opcional Audi connect key permite al conductor abrir y cerrar el vehículo, y encender el motor mediante el uso de un smartphone Android. La personalización permite al cliente almacenar hasta 400 parámetros en los perfiles de usuario individuales. Con la aplicación myAudi, los conductores también pueden enviar destinos de navegación, música en streaming o citas del calendario desde el teléfono hasta el sistema MMI.

Entre los sistemas de ayuda o asistencia a la conducción que incorpora, encontramos el control de crucero adaptativo, el asistente de eficiencia, el asistente de cruce, el sistema de alerta por cambio involuntario de carril, el asistente de bordillos y la cámara 360 grados.
Uno de los asistentes más destacables es el remote garage pilot, que se ofrecerá a principios de 2019. Bajo la supervisión del conductor, permite al SUV entrar y salir de un garaje de forma autónoma. El conductor activa el proceso desde fuera del vehículo mediante la aplicación myAudi en su smartphone.

Nuevo Audi Q8, la deportividad hecha SUV
Valora este artículo
Actualizado el 5 de junio de 2018

Diego M.

Carspotter y amante de los clásicos.

A %d blogueros les gusta esto: