Probamos el Audi A5 Cabrio 2.0 TDI

PRESENTACIÓN DEL MODELO

La actual generación del Audi A5 se nos presenta en formatos Coupé, Sportback y Cabrio, siendo éste último el que hemos probado. El Audi A5 Cabrio exteriormente se caracteriza por una longitud igual que la versión coupé, lo que supone unos 5 cm más que la anterior generación, alcanzando los 4,67 metros. Estas medidas se traducen en una línea más estilizada y por ende, en una mejor habitabilidad, con unas plazas traseras de utilidad para llevar acompañantes.

El Audi A5 Cabrio está basado en la nueva plataforma modular MLB Evo que incorporan todos los vehículos Audi desde el A4, un 40% más rígida y 40 kg más ligera que la generación anterior. Su aspecto exterior destaca por la parrilla tridimensional Singleframe, unos faros afilados, que son de serie en Xenón, y que opcionalmente pueden equipar tecnología LED o Matrix LED. En la parte posterior nos encontramos los faros traseros con tecnología LED animada y con una o dos salidas de escape según la motorización, siendo cromadas dependiendo del acabado.

El Audi A5 Cabrio se ofrece con la motorización de gasolina 2.0 TFSI, en dos rangos de potencia, 190cv y 252cv, la primera puede equipar cambio manual o automático de doble embrague S-tronic de 7 velocidades, mientras que la más potente además puede equipar tracción integral quattro en opción. Por otro lado, en diésel se ofrecen dos motorizaciones, 2.0 y 3.0 TDI; la primera rinde 190cv y equipa cambio S-tronic de serie. El 3.0 TDI de 6 cilindros está disponible en dos versiones, una de 218cv con tracción quattro y cambio S-tronic y otra de 286cv, que sustituye el doble embrague por una caja de cambios tiptronic (convertidor de par).

Pero la característica que hace diferente a este A5 es la capota de lona acústica que puede personalizarse en cuatro colores, marrón, gris, rojo y negro. Con accionamiento automático, la capota puede abrirse en 15 segundos y cerrarse en 18 segundos, incluso en marcha, siempre que no rebasemos los 50 km/h.

DESCRIPCIÓN DEL MODELO PROBADO

En ésta ocasión os traemos un Audi A5 Cabrio en acabado Advanced y paquete exterior S-line, con una motorización 2.0 TDI que rinde 190cv unido a un cambio S-tronic de 7 velocidades. Con él hemos realizado cerca de 1.200 kms en distintas tipos de vías.
El paquete S-line añade al exterior un toque diferente a los parachoques y a la parrilla, siendo ésta última cromada, un difusor en la parte trasera de color gris mate o los emblemas S-line en las aletas delanteras. Vinculado al acabado equipa unas llantas de aleación de 5 radios de tipo doble con unas dimensiones del neumático de 225/50/R17.

EL INTERIOR

Una vez nos introducimos en el interior del vehículo, los cinturones de seguridad son acercados a los ocupantes para facilitar su abrochamiento, la unidad probada contaba con los asientos deportivos en cuero y alcántara con regulación manual, son acogedores, con una postura de conducción natural, resultando cómodos a la hora de hacer kilómetros. Las sensaciones que transmiten los acabados son excelentes, encontramos plásticos blandos y duros de calidad, todo correctamente encajado y sin ruidos parásitos, el guarnecido de las puertas en combinación con los asientos es también en alcántara. El conjunto transmite sensación de calidad y buena construcción.
El volante en piel tiene un tacto agradable, con un tamaño adecuado, permitiendo un accionamiento ágil, contamos en ésta unidad con levas para manejar el cambio, además de contar con la botonería necesaria para manejar el Virtual Cockpit, la radio, el navegador o el sistema manos libres.
Uno de los puntos más sobresalientes es precisamente el Virtual Cockpit, con el que podemos tener presente una vista informativa convencional, de la radio, del teléfono o del navegador. Resulta de gran ayuda ya que la pantalla central multimedia por su posición puede distraer la conducción. El Virtual Cockpit es opcional y vinculado al sistema MMI Navegación Plus, que añade una pantalla central de mayor tamaño, de 8,3 pulgadas. Durante la prueba el navegador funcionó correctamente e incluso las actualizaciones en tiempo real de las incidencias del tráfico nos ayudaron en una ocasión de salir de un atasco.
También cercano tenemos los mandos del climatizador en 3 zonas de serie, de fácil e intuitivo funcionamiento, tiene suficiente poder refrigerante, no se le puede poner ningún reproche. Peor posicionado están botones inferiores del salpicadero, los cuales permiten por ejemplo modificar los modos de conducción del sistema Audi Drive Select, desactivar las ayudas al aparcamiento o el sistema start-stop, se encuentra demasiado bajos y necesitan desviar la atención, algo que Audi nos recuerda en su manual. Como en otros modelos de la marca podemos elegir entre los modos efficiency, confort, dynamic, auto e individual. Otro punto fuerte es el sistema multimedia, de fácil uso y con muchas funciones, quizás la posición de los mandos podría mejorarse para que fuera más natural.
Las plazas traseras sorprenden por su espacio para tratarse de un cabrio,permiten que dos adultos viajen con normalidad, si bien el acceso a las mismas no es nada cómodo, los habitantes traseros cuentan con salidas de aire. En cuanto al maletero sorprende por su amplitud para éste tipo de vehículos, el que la capota sea de lona ayuda en éste sentido, así con la capota puesta nos da un tamaño de 380l. y sin ella de 320l., si necesitamos más espacio, los asientos se abaten en una división 50/50. Podemos llevar el equipaje de mano de 2 o 3 personas para un fin de semana sin problema.

AL VOLANTE

Nos ponemos en marcha, el arranque es extremadamente sencillo con el sistema Keyless-go, lo más destacable es la ausencia de ruido o vibraciones en el interior a ralentí, lo que no nos hace pensar que estamos ante una motorización diésel en un primer momento, incluso circulando, sino revolucionamos en exceso el vehículo mantiene excelentemente el aislamiento del ruido motor, ahora bien, en el momento que le exigimos rendimiento a la motorización, si se aprecia con claridad que estamos ante un Tdi, y quizás sea éste una de las principales pegas de la unidad, el sonido no es su virtud. Las prestaciones son correctas, no podemos catalogarlo como un coche deportivo, pero si tendremos gratas sensaciones y buena respuesta, a modo de ejemplo las mediciones de 0-100 km/h facilitadas por Audi arrojan que tarda 8,3 segundos en alcanzarlos.
El cambio S-tronic de doble embrague de 7 velocidades, tiene un comportamiento notable y agradable, se combina con un modo normal o deportivo, quizás se echa un poco de menos algo más de rapidez en las reacciones cuando pisamos el pedal del acelerador a fondo o accionamos con las levas una marcha menor.
Las reacciones del vehículo en carretera son nobles y predecibles, la suspensión no resulta incómoda para realizar muchos kilómetros como tampoco para el día a día, la dirección es directa y transmite correctamente, quizás la pega es el radio de giro, nos ha parecido demasiado grande, penalizando en las maniobras a baja velocidad o aparcamiento, si bien, contábamos con el sistema de aparcamiento asistido con cámara trasera de correcto funcionamiento y muy recomendable.
En marcha el ruido es algo mayor que en un vehículo convencional debido a la capota de lona, pero se puede circular hasta los 120 km/h sin notar molestia mayor en éste sentido. En cambio descapotado, las sensaciones son correctas hasta aproximadamente los 80-90 km/h, con ventanillas y deflector elevados, por encima de esa velocidad las molestias son más notables.

CONSUMO

En éste punto destaca de forma sobresaliente la motorización diésel, hemos utilizado los modos del sistema Audi Drive Select durante la conducción, alternando conducción más dinámica con más eficiente en toda la prueba. Durante la prueba hemos realizado unos 1.200kms, con acompañante y equipaje de mano, climatizador en funcionamiento y en algunos momentos sin capota. Con el modo más eficiente el consumo según el ordenador fue de 5,7l. a los 100 kms, conducción relajada principalmente por autovía, mientras que utilizando el modo dynamic en carreteras secundarias y exigiendo mayor respuesta alcanzó unas cifras de 6,4l. a los 100kms. Hay que tener en cuenta que éste vehículo dispone de sistema de recuperación de energía y start-stop, que ayudan a reducir notablemente el consumo.

PRECIO Y DATOS TÉCNICOS
La versión probada tiene un PVP de 55.380 euros, si bien los opcionales que incorporaba encarecen el producto, superando la barrera de los sesenta mil euros, lo que le sitúa en la media de sus rivales.

Probamos el Audi A5 Cabrio 2.0 TDI
5 (100%) 23 votes
Actualizado el 18 de junio de 2018

Diego M.

Carspotter y amante de los clásicos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: