Skoda 860: el lujo checo de entreguerras

Con motivo del centenario de la fundación de Checoslovaquia, Skoda ha restaurado de su museo en Mladá Boleslav una unidad de uno de sus modelo más lujoso, el 860, en concreto una versión convertible. Con este modelo Skoda demostró la capacidad de producir vehículos de elevada ingeniería durante el período de entreguerras. Se ofreció en tres versiones: convencional, convertible y “falso convertible”.

El Skoda 860 convertible restaurado es un vehículo exclusivo, se trata de la única unidad que ha llegado a nuestros días. La designación del modelo se corresponde con el primer dígito indicando el número de cilindros del motor y los dos siguientes, la potencia, 60cv.

El motor de este modelo se trata de un 8 cilindros en línea de gasolina que tenía una cilindrada de 3.880 cc; los ingenieros de Skoda trabajaron profusamente para reducir las vibraciones en el motor, así adoptaron un cigüeñal de nueve rodamientos y un amortiguador para la bancada. Las prestaciones para la época, teniendo en cuenta el tamaño del vehículo y peso, 5,5 m de largo y casi 2 toneladas, fueron notables, con una velocidad máxima de 110 km/h.

El Skoda 860 se presentó el 23 de octubre de 1929 en el salón de Praga. El modelo básico de la marca en aquel momento, el Skoda 422, tenía un motor de cuatro cilindros y 22 cv. El 860 era un salto notable para el fabricante checo. En 1931, se construyeron 49 unidades y los últimos modelos de la serie se fabricaron en la primavera de 1933.

El 860 también se ofreció en una serie denominada “Faux Cabriolet”, es decir, “convertible falso”. El coche tenía un techo sólido, pero desde el exterior tenía la apariencia de un techo plegable.

El interior del 860 es lujoso, incorpora elementos de madera, calefacción en el suelo, reposabrazos y reposapiés para los ocupantes, un encendedor o persianas en las ventanas laterales. Uno de los elementos más innovadores es el denominado “inclinómetro”, un predecesor del indicador de cambio de marcha; en pendientes el medidor recomienda la marcha adecuada.

El precio del modelo convencional era de 125.000. coronas, mientras que la versión convertible partía de 140.000 coronas.

Skoda 860: el lujo checo de entreguerras
Valora este artículo

Diego M.

Carspotter y amante de los clásicos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: