T-Cross: el SUV compacto de Volkswagen

El estreno mundial oficial del T-Cross tendrá lugar en otoño. Ahora, Volkswagen acorta el tiempo de espera ofreciendo un primer vistazo a este SUV que ya está prácticamente listo para la producción en serie.

A partir de ahora, T-Cross, T-Roc, Tiguan, Tiguan Allspace y Touareg serán los cinco formatos SUV de la marca en Europa. El T-Cross tiene un diseño carismático, cuenta con tracción delantera, ofrece un concepto funcional y se puede personalizar al máximo. «I am more»: este es el eslogan para la introducción del nuevo SUV.

El SUV más compacto de Volkswagen tiene una longitud de 4107 mm y una altura de 1558 mm. De esta manera, el T-Cross es más grande que un Polo. Sin embargo, el T-Cross y el Polo se presentan en el mismo segmento: A0. De esta manera: Golf y T-Roc pertenecen al segmento A. T-Cross y Polo se incluyen en la clase inmediatamente inferior, es decir, A0. Un segmento fragmentado en dos tipos de vehículo independientes.  El T-Cross, equipado con unas ruedas de hasta 18 pulgadas, es propulsado por tres motores turboalimentados. Los modelos de gasolina 1.0 TSI ofrecen una potencia de 70 kW / 95 CV, 85 kW / 115 CV  y el 1.5 TSI ofrece 110 kW / 150 CV. El modelo de diésel 1.6 TDI tiene 70 kW / 95 CV.

El nuevo SUV es sorprendentemente espacioso. En parte, esto se debe a la plataforma modular transversal MQB. Esta base innovadora avanza ampliamente el eje delantero, creando así un plus de batalla, un plus de espacio interior y un plus de capacidad de maletero. Además, esta última es variable: de serie, el asiento trasero se puede desplazar longitudinalmente para adaptarlo a la situación, ampliando el espacio para las piernas o la capacidad de maletero (de 385 a 455 litros). El volumen de carga máximo es el mejor del segmento. Una flexibilidad adicional se consigue con el respaldo abatible en el asiento del acompañante. Un aspecto típico de un SUV es la posición de asiento elevada en el T-Cross: delante son 597 mm y detrás 652 mm; la perspectiva visual más elevada desde el T-Cross se realiza a través de la mayor distancia al suelo y del mismo sistema de asientos.

 

El diseño es distintivo. La parte frontal tiene una construcción alta que llama la atención: con un diseño carismático, una parrilla amplia y faros LED integrados. Uno de los factores que contribuyen a esta marcada altura es el capó delantero. La parte inferior del frontal destaca por detalles como los faros antiniebla perfectamente enmarcados. La luz de conducción diurna está integrada en las versiones T-Cross con los faros H7 en el módulo de los faros antiniebla; en los faros LED, la luz de conducción diurna se encuentra en la parte superior de la carcasa de los faros. En los laterales, las superficies quedan divididas por una línea de carácter bien marcada. Por detrás, esta conforma unos potentes hombros y crea un nuevo elemento de diseño Volkswagen: la banda reflectora que se extiende por toda la parte trasera enmarcada por un embellecedor negro. El cuadro de instrumentos bicolor le da un estilo más juvenil, y los doce colores del exterior (con opción de carrocería bicolor) unen este diseño fresco con el extremadamente amplio habitáculo interior para un modelo de esta clase. Se pueden reproducir canciones de la mediateca del smartphone o los servicios de streaming a través del sistema de sonido opcional «Beats».

 

El T-Cross vendrá opcionalmente con un puesto de conducción digitalizado, con una pantalla táctil de infotainment de 8 pulgadas y el sistema VW Digital Cockpit (cuadro de instrumentos digital) de última generación. Su manejo es intuitivo. Cuatro conexiones USB (dos en la parte delantera y dos en la trasera) y el sistema de carga inalámbrica aseguran la conexión óptima a la red y suficiente energía para smartphones. El sistema opcional de cierre y arranque sin llave «Keyless Access» hace más cómodo el acceso al T-Cross; por su parte, el sistema de asistencia para luz de carretera «Light Assist», disponible como opción, asegura automáticamente que el conductor pueda contar con la ayuda de la luz de carretera siempre que sea posible.

 

La influencia positiva de la plataforma modular transversal repercute en todos los ámbitos del T-Cross. En consecuencia, gracias a la plataforma MQB, este SUV saldrá al mercado como uno de los vehículos más seguros de su clase; este hecho queda garantizado por sus excelentes resultados en las pruebas de colisión y gracias a una gama muy extensa de sistemas de asistencia. Equipa de serie el sistema de vigilancia «Front Assist» y el sistema de aviso de salida del carril «Lane Assist». Entre los demás sistemas de asistencia cuenta el sensor de ángulo muerto «Blind-Spot Sensor» con «Asistente de salida del aparcamiento» (advierte de vehículos que se aproximan al T-Cross desde la parte lateral trasera), el «Sistema de detección de peatones» y la «Protección proactiva de los ocupantes» (reacciona antes de un accidente cerrando las ventanillas y el techo corredizo, pretensando los cinturones de seguridad y estableciendo la adecuada presión de frenado).

 

 

T-Cross: el SUV compacto de Volkswagen
Valora este artículo

Nacho Salvador

Estudiante de ingeniería informática y amante de los coches. Escritor, programador y músico en mis ratos libres.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: