Un cero en el medio de tres cifras: 90 años de la denominación de los modelos Peugeot

Tres cifras con un cero en el centro es una las características de la denominación de cualquier modelo Peugeot.

Pero esto no siempre fue así, en 1889 Peugeot comenzó su andadura en la producción de automóviles y no sería hasta 1929 cuando se instauró esta forma de denominar a sus creaciones.

El elegido fue el Peugeot 201, siguiendo la tradición en aquel momento del fabricante francés se tendría que haber llamado Peugeot 629, como abreviatura de “6 CV 1929”, pero fue bautizado como 201 por ser ese el número de proyecto. Esto rompía con la forma de denominar a los vehículos, a modo de ejemplo, uno de los antecesores del 201, el Type 190, se comercializaba como “el Peugeot de 5 CV”.

El Peugeot 201 fue un modelo que se desarrolló en diferentes carrocerías, berlina, roadster, cabrio, camioneta e incluso modelos de competición; en 1932 se alzó con la victoria en el mítico rally de Montecarlo.

El proceso de creación y diseño del Peugeot 201 fue innovador para la época. El pliego de condiciones nació de un estudio de mercado, en donde se preguntaba a los automovilistas franceses: “En pocas palabras, díganos cómo sería el vehículo que cubriría mejor sus necesidades”.

El Peugeot 201 fue presentado en el Salón de París de 1929 siendo un éxito, en marzo de 1930 se habían recibido 5.000 pedidos, lo que suponía que el fabricante francés aumentaba sus ventas en plena crisis. Durante su vida activa, entre 1929 y 1936, Peugeot comercializó 142.304 unidades en todas sus versiones. Incluyendo algunas novedades para la época como ser el primer automóvil de serie con suspensión delantera independiente.

Hacia 1931 el presidente de Peugeot, Jean‑Pierre Peugeot, decidió que para salir más airosos de la crisis debía pedir consejo a quienes vendían su producto, por lo que inició una gira por los concesionarios de la época recabando opiniones y soluciones.

Entre las soluciones que obtuvo se encontraban vehículos más amplios y potentes, así en 1932 lanzaba el 301, y en 1934 los 401 y 601; la denominación con el cero en el centro quedó consolidada. Inaguraba además un concepto de familia de vehículos bajo una misma plataforma, que a día de hoy emplean casi todos los fabricantes; esto ahorraba costes y le permitía ofrecer modelos con un precio más atractivo.

Así los siguientes modelos mantendrían la denominación avanzado el número final, aunque hubo y hay excepciones, como el Peugeot 309 al ser un modelo que iba a ser comercializado por Talbot o el actual 301 destinado a mercados emergentes. Otras excepciones son el “doble cero” que utiliza en la denominación de algunos modelos.

Un cero en el medio de tres cifras: 90 años de la denominación de los modelos Peugeot
4.9 (97.14%) 7 vote[s]

Diego M.

Carspotter y amante de los clásicos.

A %d blogueros les gusta esto: