Volkswagen, Audi y Porsche prueban el aparcamiento autónomo en el aeropuerto de Hamburgo

El Grupo Volkswagen está probando el aparcamiento autónomo en el parking del aeropuerto de Hamburgo: con un mapa del aparcamiento como base, vehículos de Volkswagen, Audi y Porsche exploran y se dirigen por su cuenta hasta una plaza para estacionar. La orientación para ellos está proporcionada por simples marcas pictóricas instaladas en el parking de varias plantas. Su ventaja es que se puede usar prácticamente en cualquier parking. Está previsto que la función esté disponible para los primeros clientes en algunos aparcamientos de varias plantas a principios de la próxima década.

La función de aparcamiento autónomo mostrada al público por primera vez en Hamburgo ya ha salido del laboratorio de investigación y actualmente se encuentra en una fase avanzada de desarrollo. Está previsto que esté lista para ser incorporada a los primeros vehículos del Grupo Volkswagen a partir del inicio de la próxima década.

El aparcamiento autónomo en fases

En la primera fase, será posible usar el aparcamiento autónomo en algunos parkings de varias plantas con un flujo de tráfico exclusivo; por ejemplo, en áreas del parking no accesibles para las personas. Antes de empezar a operar en zonas de tráfico exclusivo, se realizarán tests del aparcamiento autónomo: se están realizando y analizando miles de maniobras de aparcamiento en diferentes sitios alrededor del mundo. Paralelamente, se están llevando a cabo comprobaciones del sistema a través de simulaciones.

La siguiente fase será el funcionamiento en tráfico mixto; es decir, con vehículos aparcando y circulando de forma autónoma en las mismas áreas del parking que los vehículos con conductor. El objetivo es claro: tener vehículos aparcando autónomamente en todos los parkings, incluyendo los públicos, como los de los supermercados al exterior.

Los vehículos con la función de aparcamiento autónomo estarán todos equipados con un sistema de reconocimiento activo del entorno. Esto permite reconocer objetos y reaccionar acorde con ello, ya sea sorteándolos, frenando o parando completamente. Para ello, los vehículos están equipados con un sistema de sensores que incluye, por ejemplo, ultrasonido, radar y cámaras. La información es procesada por una unidad central de control en el coche.

En el parking de varias plantas, el vehículo usa la información del mapa para circular por su cuenta hasta una plaza libre. Simples marcas pictóricas situadas en el parking proporcionan la orientación a los vehículos.

Uno de los tests del aparcamiento autónomo está teniendo lugar actualmente en Hamburgo: como parte de la colaboración entre el Grupo Volkswagen y la ciudad de Hamburgo, las marcas Volkswagen, Audi y Porsche están probando el aparcamiento autónomo en el aeropuerto de Hamburgo.

“Volkswagen We”

Con “Volkswagen We”, se amplían la gama de servicios a través de funciones online, servicios y apps. Con el servicio “We Deliver”, los usuarios podrán recibir pedidos online directamente en su vehículo. El servicio ya ha sido probado en Berlín como parte de un proyecto piloto. El maletero de los Volkswagen actúa como dirección de entrega. La posición del vehículo se envía una vez efectuado el pedido. El mensajero utiliza los datos GPS para concretar la ubicación del coche, aparcado y accesible de forma gratuita dentro de un radio de 300 metros, y obtiene un único acceso seguro al maletero. El objetivo es que en el futuro no solamente sean posibles las entregas, sino también las devoluciones y la gestión de paquetes franqueados.

“Audi AI”

Audi también están diseñando funciones de conducción totalmente automatizadas y de  conducción autónoma, y porque no solo en la carretera el automóvil del futuro tiene un potencial, Audi trabaja en un proyecto en el cual áreas designadas, y llamadas “Audi AI Zones”. Así un vehículo de Audi se encargará de gestionar distintas cosas de forma autónoma, sin que el conductor se encuentre presente. Si, por ejemplo, un vendedor ambulante deja su Audi en un área marcada (Handover Zone), el automóvil puede conducir de manera independiente y sin conductor a varias instalaciones, entre ellas un túnel de lavado, una estación de servicio o incluso un servicio de lavandería textil. El Audi, que gracias a Audi AI es inteligente y está conectado con su entorno, también encuentra una plaza de aparcamiento y se dirige a ella. En el momento deseado, el vehículo está de vuelta en la Handover Zone, listo para remprender el viaje. El conductor puede monitorizar las acciones del automóvil en cualquier momento a través de una aplicación y también agregar nuevos servicios.

Porsche: Park&Charge”

No solo se busca que el automóvil estacione automáticamente, sino que también se cargue automáticamente. Después de ir a un restaurante, por ejemplo, el cliente regresa a un vehículo completamente cargado. Al mismo tiempo, mediante este sistema se mejora la utilización de la infraestructura de carga, ya que el vehículo solamente la ocupa durante el período exacto de carga.

Así es como funciona Park & Charge: tan pronto como el automóvil eléctrico o el modelo híbrido se hayan aparcado de forma totalmente autónoma en un punto de carga, el vehículo y el robot de carga se comunican a través de WLAN. La tapa de carga del vehículo se abre automáticamente, el brazo del robot de carga se mueve hacia adelante y establece la conexión entre la red eléctrica y el cargador de a bordo. Luego, el vehículo se estaciona automáticamente en un espacio de estacionamiento diferente, liberando así el punto de carga para el próximo automóvil eléctrico.

 

Volkswagen, Audi y Porsche prueban el aparcamiento autónomo en el aeropuerto de Hamburgo
Valora este artículo

Diego M.

Carspotter y amante de los clásicos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: