Audi actualiza el TT, más equipamiento y ligeros retoques

La primera generación del Audi TT hizo su debut en 1998. Tres años antes Audi presentó este modelo como un concept, primero en el Salón del Automóvil de Frankfurt en forma de coupé, y posteriormente en el Salón de Tokio en su variante Roadster.

Coincidiendo con los 20 años de vida del TT, Audi presenta una actualización de la tercera generación retocando el diseño, prestaciones y el equipamiento de serie. Ahora en todas las versiones se incorporan el virtual cockpit, el sistema de conducción dinámica Audi drive select, sensores de luces y lluvia, la llave y el climatizador automático de confort, el paquete de iluminación LED interior, los espejos retrovisores exteriores calefactados o el volante multifunción plus, que permite manejar el sistema de infotainment mediante el control por voz.

En el exterior encontramos el frontal presidido por la ya típica parrilla tridimensional Singleframe y por las grandes entradas de aire; la tapa del depósito de combustible no esconde ningún tapón debajo. Al abrirla, el conductor directamente introduce el boquerel de la manguera de repostaje, un guiño a la competición. Los sistemas de iluminación con tecnología LED y Matrix LED están disponibles como opción e integran además intermitentes dinámicos.

El paquete exterior opcional S line, incluye un splitter delantero, entradas de aire de corte vertical, parrilla con acabado negro titanio y taloneras con inserciones y una terminación distintiva en su parte posterior con un difusor y unas entradas de aire bajo los pilotos traseros con tres aletas horizontales cada una.

El nuevo TT de serie equipa llantas de 17 pulgadas, aunque opcionalmente se puede elegir en 18, 19 y 20 pulgadas. Ademas se han incluido tres colores nuevos de carrocería, los azul cosmos, naranja pulso y azul turbo, este último exclusivo para S line.

Las motorizaciones TFSI se ofrecen con cambio manual de 6 velocidades o automática de doble embrague y como novedad todas ellas equipan filtro de partículas. Como no podía ser de otro modo la tracción quattro esta disoonible.

Opcionalmente puede equiparse con el paquete deportivo S line o la suspensión Audi magnetic ride, la carrocería rebaja su altura al suelo en 10 milímetros. Otros elementos que tienen que ver con el comportamiento dinámico son el eje trasero de cuatro brazos, la dirección progresiva y el control de estabilidad ESC. El control selectivo de par para cada rueda se activa en curvas rápidas y ayuda a mejorar la dinámica en el paso por curva mediante la intervención del sistema de frenos en las ruedas interiores.

En el interior de serie equipa asientos deportivos con reposacabezas integrados, mientras que los asientos deportivos S (incluidos en el paquete deportivo S line) presentan ajuste neumático de los refuerzos laterales. El maletero del coupé ofrece un volumen de 305 litros, que pasan a ser 280 litros en la versión Roadster.

Pasando al TT Roadster, este cuenta con techo retráctil de material textil en colores negro o gris. La capota acústica es ligera y pesa 39 kilogramos. Su sistema eléctrico de plegado de serie completa la operación de apertura y cierre en 10 segundos a velocidades de hasta 50 km/h. En ADM probamos esta capota en el Audi A5 Cabrio con excelentes resultados.

En España estará disponible para ser encargado desde principios de octubre y los precios para el Coupé partirán de los 39.550 euros, mientras que en el Roadster lo harán desde los 43.270 euros.

Audi actualiza el TT, más equipamiento y ligeros retoques
Valora este artículo

Diego M.

Carspotter y amante de los clásicos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: