La historia de los eléctricos de Peugeot

Próximamente Peugeot lanzará el e-208, un eléctrico que anuncia una autonomía de 340km y una potencia de 136cv.

Pero no es primer eléctrico puro que desarrolla la marca del león, si nos remontamos a la Segunda Guerra Mundial encontramos el Peugeot VLV, desarrollado para intentar esquivar las restricciones de combustible impuestas por las autoridades de ocupación alemanas. Presentado en mayo de 1941, este modelo fue la solución planteada por Peugeot para asegurar la movilidad de servicios como la atención sanitaria o la administración de Correos. Contaba con 4 baterías de 12 V, que desarrollaban una potencia de 3,3 CV y se podían recargar en cualquier enchufe. El VLV tenía una autonomía de entre 75 y 80 Km y ofrecía una velocidad punta de 36 Km/h, lo que le convertían en un vehículo eminentemente urbano. En total, se fabricaron 377 unidades de este modelo, que lucía un rayo en el frontal, sustituyendo al tradicional León de la Marca. Las autoridades del régimen de Vichy prohibieron su producción en 1942.

Tras este primer modelo con escaso éxito, hubo que esperar a la crisis del petróleo de los años 70 y 80 para que Peugeot recuperara el interés en la propulsión eléctrica. Esta vez, tomó como base el Peugeot 104 para crear un prototipo con el que se recorrieron 30.000 Km por año. Equipado con baterías Alstom, su gran inconveniente era la presencia de plomo. Ya en 1982, se realizaron con éxito pruebas en 20 unidades del Peugeot 205. Sus resultados abrieron el camino al desarrollo de una versión eléctrica del furgón Peugeot J5, de la que se entregaron 50 unidades a la petrolera ELF en 1989.

En 1995 comercializó una versión eléctrica del Peugeot 106. Con una velocidad máxima de 110 Km/h, ofrecía la posibilidad de cargar un 80% de su batería en 2 horas y el 100% en 6 horas, por lo que se acercaba más a los eléctricos actuales, sin embargo tenía poco más de 80 km de autonomía. Este modelo se usó como vehículo compartido en la ciudad francesa de La Rochelle.

El siguiente hito para Peugeot fue el iOn, con baterías de iones de litio, alcazaba una autonomía de 150 Km. Esta misma tecnología se trasladó a los vehículos comerciales en 2014 con el Peugeot Partner Electric; fabricado en Vigo y con características similares a las versiones convencionales de este modelo con 3,7 m3 de volumen y 695 Kg de carga útil.

El primer hito será el e-208 pero también la marca desarrollará el 508 híbrido sobre la base del prototipo 508 Peugeot Sport Engineered por lo que a corto plazo habrá más modelos eléctricos.

La historia de los eléctricos de Peugeot
4.3 (86.67%) 3 vote[s]

Diego M.

Carspotter y amante de los clásicos.

A %d blogueros les gusta esto: