Porsche Speedster, una historia al aire libre

Un parabrisas curvado y más bajo que se puede quitar fácilmente, un techo de lona sin forro plegable y ventanillas insertables en las puertas. Estos fueron los ingredientes por lo que destacó el primer Porsche 356 Speedster en 1954.

La espartana cabina presentaba asientos livianos con respaldos rígidos. La presentación del cuadro de instrumentos incluía únicamente el velocímetro y el termostato. Elementos tan comunes como la calefacción o un cuentarrevoluciones eran opcionales, el objetivo de este espartano equipamiento era que el producto no superara los 3.000 dólares.

Se vendieron hasta 1.171 unidades en su mejor año. Hasta 1989, el Porsche 911 Carrera 3.2 Speedster no llegaría a los concesionarios una vez que la producción de la serie 911 G había llegado a su fin.
A diferencia de su predecesor, que fue diseñado para ser asequible, el Carrera 3.2 Speedster no se olvidó del confort. Era el más descubierto de todos los 911, presentaba los pasos de rueda acampanados que eran distintivos del Turbo-Look, se mejoró el chasis y el sistema de frenos del 911 Turbo. En el interior, las características de confort se mantuvieron en gran parte iguales, aunque se prescindió de los asientos plegables debido a la construcción del techo.

Al igual que con el 356 Speedster, el techo fue diseñado solo para uso de emergencia en condiciones climáticas extremas, y no fue diseñado para ser una característica de uso permanente. El techo quedaba oculto bajo la cubierta de fibra de vidrio detrás de los asientos, dándole al Speedster su aspecto característico. Gracias a su techo ligero y la eliminación de los asientos traseros, el Carrera 3.2 Speedster pesó 70 kilogramos menos que el 911 Cabriolet. Sin embargo, debido al costo y la rareza del vehículo, solo se produjeron 2.104 unidades, aunque es popular entre los coleccionistas y fans.

Solo tres años después del final de la producción de la serie G, un 911 volvería a llevar el logotipo de Speedster, en la serie 964. El chasis fue prestado prácticamente sin cambios desde el Carrera RS, al igual que los asientos y los detalles de las puertas. En contraste con los cabrios Carrera 2 y Carrera 4, en el Speedster no había concesiones para las comodidades. No había ventanillas eléctricas, el aire acondicionado o la radio eran opcionales. De las 936 unidades de la serie 964, Porsche Exclusive Manufaktur produjo solo 20 variantes WTL como serie especial.

El siguiente 911 Speedster fue un modelo especial para marcar el final de la serie 997. Porsche introdujo esta variante en el otoño de 2010. Se limitó a solo 356 unidades, en homenaje al modelo inicial, y presentó la motorización Carrera GTS de 408 CV. Esta versión incluía un sistema de escape deportivo, transmisión PDK y frenos cerámicos PCCB. Y, por primera vez en la historia del Speedster, el techo ya no fue concebido para emergencias, sino que ahora era 100% impermeable y adecuado para el uso diario. Sin embargo para mantener el peso del vehículo bajo, este era manual.

Pero la saga no ha acabado, este mismo año Porsche ya ha presentado dos prototipos del nuevo modelo y ha confirmado su producción en serie. El modelo estará disponible hacia mediados de 2019.

Diego M.

Carspotter y amante de los clásicos.

A %d blogueros les gusta esto: